Fútbol

Una ciudad, un dios y un sueño: el romance en Napoli vuelve a la cima de la Serie A


La historia de Nápoles se remonta a la Edad de Piedra y la ciudad y sus alrededores incluso encuentran una mención adecuada en la mitología griega. Al igual que el Monte Vesubio, que domina la ciudad, Nápoles también representa la dicotomía de la vida en la región: orgullo feroz en su tradición mientras soporta algunas de las peores tragedias imaginables. No sorprende que se haya convertido en un popular destino turístico de la ciudad más bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, donde la pizza alcanzó un estatus casi mítico. Para la gente de Nápoles, su cultura y herencia juegan un papel importante y si hay una institución que los une a todos en la pasión, es su amado club de fútbol: el SSC Napoli.

Si bien el club se fundó en 1926, el título de liga continuó ostentándolo. Algunas victorias en la Coppa Italia en las décadas de 1960 y 1970 fueron la cúspide de su éxito, pero los fanáticos querían más. Entonces, de la nada, sucedió un milagro en 1984 y nada volvió a ser igual.

El Napoli batió el récord mundial de fichajes por el fichaje Diego Maradona y su llegada desde Barcelona marcaron el comienzo de sus años dorados. Maradona llegó a Italia con la reputación de ser uno de los mejores jugadores del mundo en ese momento, y dos años más tarde, los guió a su primer título de la Serie A. Hasta ese momento, ningún club del sur de Italia continental había ganado el título de liga, y esa victoria elevó a Maradona a niveles casi míticos. Tal fue su influencia que Napoli fue la única sede de Italia donde no se burló del himno nacional argentino durante la Copa del Mundo de 1990.

Poco después de la Copa del Mundo, Maradona fue suspendido por 15 meses por dar positivo en una prueba de drogas y nunca más volvería a jugar para el Napoli. Sin embargo, su posición en el corazón de la ciudad fue confirmada como lo demuestran los numerosos frescos en las paredes. La foto del futbolista estuvo en casi todas las casas de la ciudad y se rumorea que durante la temporada de 1986, algunos aficionados incluso rezaron en su alabanza.

“Maradona nuestro, que sale al campo, santifiquemos tu nombre, tu reino es Nápoles, no nos defraudes, sino danos el título, Amén”.

Han pasado 33 años desde el segundo triunfo de Napoli en la Serie A con Maradona, pero el club no ha podido replicar el éxito. Las superestrellas han ido y venido en busca de pastos más verdes, pero la vitrina de trofeos se quedó sin un tercer título de liga. Sin embargo, la espera finalmente está a punto de terminar.

5epgl3cg

Con seis juegos restantes en la temporada de la Serie A, Napoli está a solo un empate de un Scudetto bien merecido, pero esta vez, ha sido más un esfuerzo de equipo que la brillantez de cualquier individuo. A lo largo de los años, Napoli se ha hecho un nombre en el desarrollo de jóvenes talentos. con elección el ganador osime, Jvicha Quartskhelia y Kim Min-jae, el club tiene jugadores que tienen a los mejores clubes de todo el mundo luchando entre sí, pero fue la filosofía del club la que resultó ser crucial.

La relación entre los aficionados del Napoli y el propietario Aurelio De Laurentiis puede describirse mejor como complicada. El crecimiento del club desde la década de 1990 ha sido lento pero constante, pero la etiqueta de “club alimentador” no ha sido feliz para los fieles. El joven talento encontró su racha de forma en Nápoles, pero fueron los clubes más grandes donde finalmente firmó y ganó títulos. Algunas de las elecciones de mánager de Laurentis también fueron cuestionadas, pero Luciano Spalletti demostró ser una auténtica joya.

El dos veces Entrenador del Año de la Serie A no era ajeno a la liga y tenía la experiencia que el joven equipo de Napoli necesitaba para triunfar. El fútbol italiano siempre ha favorecido el fútbol de contraataque con una defensa fuerte, pero el Napoli es quizás la antítesis de esa idea. Spalletti optó por un 4-3-3, con el mayor énfasis en presionar alto en el campo y atacar a la multitud. Los extremos ofensivos son la parte más importante del sistema, ya que impulsan el juego ofensivo.

Con la mayoría de los equipos italianos favoreciendo un 3–5–2 o 3–4–2–1, Napoli sorprendió a Juventus y AC Milan con su formidable juego ofensivo. Osimhen se ha destacado en su papel como delantero influyente y el juego de enlace entre extremos y laterales ha creado un sistema que permite al equipo atacar implacablemente al área contraria sin descanso.

El otro factor importante detrás del éxito de Napoli esta temporada ha sido su estilo de fútbol basado en la posesión, con el club disfrutando del porcentaje más alto de pases exitosos en la liga. Kim Min-jae encabeza la lista con un 75,3 por ciento de precisión en los pases por partido, mientras que su compañero defensor Amir Rahmani ocupa el segundo lugar con un 72,5 por ciento. Agregue a eso, los registros masivos de goles y asistencias de Osimhen y Kvartskhelia, también conocido como Quaradona, y tenemos una receta casi perfecta para el éxito de la Serie A.

Los fanáticos del Napoli han estado listos para celebrar una victoria en la liga durante mucho tiempo. El club lideró la tabla de puntos desde el principio y hacia la mitad de la temporada había logrado una ventaja casi inexpugnable. Es solo cuestión de tiempo que el Scudetto finalmente regrese a la ciudad de Nápoles y lo que podría ser más apropiado que el trofeo llegue al acertadamente llamado Estadio Diego Armando Maradona.

Temas tratados en este artículo



Source link

Marc Valldeperez

Soy el administrador de marcahora.xyz y también un redactor deportivo. Apasionado por el deporte y su historia. Fanático de todas las disciplinas, especialmente el fútbol, el boxeo y las MMA. Encargado de escribir previas de muchos deportes, como boxeo, fútbol, NBA, deportes de motor y otros.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button