Entretenimiento

Cine en Casa: Las películas que llegan a Netflix: críticas de “El asesino”, “NYAD”, “Hermana muerte”, “Maestro” y “La sociedad de la nieve”


Por Fernando E. Juan Lima, Sofía Rozenwurcel, Diego Faraone y Manu Yáñez

Publicada el 19-10-2023

En este especial reseñamos los nuevos films de David Fincher, Paco Plaza, la dupla Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin, Bradley Cooper y Juan Antonio Bayona que en algunos casos tendrán un breve paso por los cines antes de su arribo a la popular plataforma de streaming de la N roja.

EL ASESINO / THE KILLER (Estados Unidos/2023), de David Fincher

Estreno en cines de Argentina (salida limitada): 26 de octubre

Estreno en Netflix: 10 de noviembre

Crítica de Fernando E. Juan Lima

HERMANA MUERTE (España/2023), de Paco Plaza

Estreno en Netflix: 27 de octubre

Crítica de Sofía Rozenwurcel

NYAD (Estados Unidos/2023), de Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin.

Estreno en Netflix: 3 de noviembre

Esta película supone la confrontación de dos leyendas vivas: Jodie Foster y Annette Bening. Pero afortunadamente sus papeles y el planteo general están a siglos luz de lo que suele reservarse para las actrices que superan los 60 años. Y si pensamos en roles difíciles, el de Bening, que interpreta a la nadadora profesional Diana Nyad (quien nadó en aguas abiertas desde La Habana hasta Key West, Florida), debe rankear entre los más físicamente exigidos, en una travesía que revive las mil peripecias -que incluyen ataques de varios animales letales- a las que la atleta se expuso, abrazando la locura y persiguiendo una quimera colindante con la muerte. DIEGO FARAONE

MAESTRO (Estados Unidos/2023), de Bradley Cooper

Estreno en cines de Argentina (salida limitada): 7 de diciembre

Estreno en Netflix: 20 de diciembre

Crítica de Fernando E. Juan Lima

LA SOCIEDAD DE LA NIEVE (España-Uruguay-Chile/2023), de J.A. Bayona

Estreno en cines de Argentina (salida limitada): Diciembre 2023

Estreno en Netflix: 4 de enero de 2024

En los primeros compases de La sociedad de la nieve, la voz en off de uno de los personajes apunta que “hay que regresar al pasado sabiendo que el pasado es lo que más cambia”. La frase puede leerse como una alusión al carácter difuso y volátil de la memoria, una fragilidad que Juan Antonio Bayona convierte en la principal arma de su audaz viaje al corazón de la tragedia (o milagro) que aconteció en los Andes chilenos en 1972, cuando, tras un accidente de avión, un grupo de jóvenes sobrevivió durante 72 días en las condiciones más extremas imaginables. Para los cinéfilos, la peripecia de los miembros de aquel equipo uruguayo de rugby está íntimamente ligada a la película ¡Viven! / Alive, que dirigió Frank Marshall en 1993, con un joven Ethan Hawke, pero Bayona toma como fuente de inspiración la novela que da título a su película, escrita por Pablo Vierci, y se desmarca de la versión de Hollywood al renunciar a una escritura arquetípica en favor de un despliegue fílmico eminentemente sensorial.

¡Viven! se esforzaba por clarificar, desde el primer momento, los roles que ocupaban cada uno de los personajes entre la troupe de supervivientes: el líder, el médico, el rebelde, el responsable, el loco… Pero a Bayona le interesa mucho más el grupo que las individualidades. De hecho, en sus mejores momentos, La sociedad de la nieve opera como un lienzo al borde de la abstracción, poblado por primerísimos planos que capturan de forma elocuente la desesperación y el deseo de supervivencia. Si hablásemos de pintura, podríamos pensar en El grito de Edvard Munch. Y es que Bayona, con un arrojo inédito en su obra previa, se lanza a explorar las posibilidades de un cine de los cuerpos, allí donde lo narrativo se desdibuja para alcanzar un saber que reside en lo físico. Hay algo de pureza fílmica en esta apuesta pulsional, capaz de elevar a la condición de imagen capital un plano detalle de la última expiración de un hombre.

La sociedad de la nieve tiene tan clara su adhesión al cine de la fisicidad que, incluso cuando merodea por el territorio de lo discursivo, no abandona el buen rumbo. Cuando un joven que ha quedado malherido toma la palabra para exponer su concepción de lo heroico y lo divino, lo que termina haciendo es pasar lista a las partes del cuerpo que utilizan sus compañeros para ayudarle: las manos piadosas de uno, el rostro luminoso de otro… Cabe decir que los hechos que retrata La sociedad de la nieve conducen inevitablemente a lo trascendental, un territorio que Bayona recorre y sortea con igual convicción. En otro discurso memorable, uno de los protagonistas encadena unas frases que apuntan, primero, al sinsentido de una existencia lastrada por la vulnerabilidad física, y luego a la posibilidad de un sentido afectivo, una humanidad trascendente. MANU YÁÑEZ


Las suscripciones son la mejor manera para que las lectoras y los lectores apoyen directamente a los emprendimientos periodísticos independientes y ayuden a sostener un producto de calidad que mantiene el acceso a todos sus contenidos de forma gratuita. Además, se accede a una amplia oferta de beneficios y contenidos exclusivos.






Source link

Antea Morbioli

Hola soy Antea Morbioli Periodista con 2 años de experiencia en diferentes medios. Ha cubierto noticias de entretenimiento, películas, programas de televisión, celebridades, deportes, así como todo tipo de eventos culturales para MarcaHora.xyz desde 2023.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button