Entretenimiento

Los asesinos de la luna: xtasis y refutacin del cine del Oeste (*****)


Actualizado

Martin Scorsese desvela, denuncia y expa los pecados del western, el ms clsico de los gneros del cine, en un alarde de majestuosidad, ritmo, crueldad y belleza

Lily Gladstone y Leonardo DiCaprio en un momento de ‘Los asesinos de la luna’.Melinda Sue GordonMUNDO

El western es, antes que gnero, rito. Los gneros cinematogrficos, todos ellos, presuponen un esquema de narracin, de modo y hasta de timbre de voz que, de alguna manera, entregan a la audiencia la mitad de la partitura ya leda. Lo que queda, la otra mitad, es lo que la pelcula construye en connivencia con un espectador que entiende la originalidad no como algo completamente nuevo sino como una variacin de un esquema predeterminado. Se asiste a un espectculo diferente, pero siempre desde la certeza de una identidad primigenia como lugar estable de reconocimiento. Y aqu, el cine del Oeste, desde la extravagancia de su planteamiento con vaqueros fuera de la ley e indios que nada tienen que ver con la India, es el rey. Es mito, es leyenda, es liturgia. O, por lo menos y hasta ahora, lo era. Martin Scorsese llega con ‘Los asesinos de la luna’ para refutar cada argumento que ha fundado al western desde la plena consciencia de su majestuosidad y su delirio, desde una eternidad que, definitivamente, fenece. Suena apocalptico y, en verdad, lo es.

Los asesinos de la luna’ es, desde ya, una obra maestra. Y lo es por la profundidad y sabidura con que dialoga con la tradicin de la viene a la vez que rebate cada uno de los argumentos que la informan. Es xtasis del gnero del Oeste con la misma claridad que propone su completa abolicin. Pero esto es solo la teora. En la prctica, las tres horas largas por las que discurre la pelcula se antojan todo un prodigio de cruda belleza, de contradiccin elegante, de crueldad triste. Cmo es posible que dos personas que se aman acaben tan cerca uno del otro de la muerte? Cmo admitir que el ms grandioso y espectacular de los paisajes cobije a la vez la ms siniestra de las injusticias? Cmo hemos permitido tanta injusticia y, lo peor, cmo hemos sido capaces de glorificar el horror? Sorsese consigue como pocas veces antes conjugar las reglas que han construido el cine clsico para entregrselas al espectador desnudas como prueba quiz del mayor de los fracasos. Y eso, quieras que no, emociona y, llegado el caso, avergenza.

La historia es conocida. Basada en el texto de David Grann (que no novela), se cuenta la historia del pueblo indio de los Osage, que, en su momento, fueron sealados como los elegidos de dios. Del dios del capitalismo. Sus tierras en Oklahoma eran puro petrleo. Y eso, en plena poca dorada de urbanismo en crecimiento tras la Gran Guerra, era objetivamente la mejor prueba de su divinidad. Acto seguido, y con el ejemplo cercano de la matanza de Tulsa donde los blancos decidieron acabar con la floreciente economa negra, pas lo que pas. Nada bueno. La pelcula da cuenta de la investigacin seguida por el naciente FBI para aclarar la treintena de asesinatos de nativos americanos durante demasiado tiempo impunes.

‘Los asesinos de la luna‘ no quiere ser nicamente un ejercicio de memoria o de resistencia a un olvido incomprensible. Aunque lo sea. En realidad, su mbito de exploracin y su mismo deseo no es tanto poltico (que tambin) como mucho ms profundo. Scorsese aborda la necesidad de contar la historia en formato descomunal como un imperativo tico, que tambin lo es esttico. Organizada en dos partes, la primera tiene aspecto ms estudio forense que de tragedia. Se describen las muertes, se cuentan los cadveres, se desmenuza la cotidianidad vulgar de lo brutal… Y todo ello se hace con una frialdad muy cerca del estado de shock. Muy lentamente. La pelcula se impone a s mismo un ritmo grave, de gravedad, de pesado, de duro, de inolvidable. Para que nadie se pierda, para que nadie lo olvide.

En la segunda parte entra en funcionamiento la maquinaria clsica de la investigacin, el juicio y la condena. Pero siempre respetando el movimiento pausado de lo inconcebible, lo indecible, lo inefable. La coda final es una de esas que uno se lleva a su casa y con cuidado la coloca en el mejor lugar de los recuerdos de cine. El director, de golpe, prescinde de la imagen para que sea la voz (slo la voz) que narra, la msica que seala y los sonidos que modelan la memoria los elementos que siten el cine del otro lado.

Digamos que la estrategia del director es distinta a la seguida por cineastas como Kelly Reichardt que en cintas como ‘El atajo de Meek’ o ‘First cow’ sencillamente discuta las reglas del western hasta darles completamente la vuelta. Jane Campion haca otro tanto muy a su modo en ‘El poder del perro’. Ahora, y de la mano de unos soberbios Leonardo DiCaprio y Lily Gladstone (secundados por un excesivo Robert de Niro), la idea es desmontarlo todo, reconocer cada uno de los ritos de la liturgia y preguntarse en voz alta por el sentido de todo. Si se quiere, el ejercicio tiene mucho de reduccin al absurdo, pero tambin es ante todo una oracin fnebre, una cantata triste que lo mismo invoca a los fantasmas de la historia de un pas entero que a sus mitos fundacionales. Y aqu, ninguna liturgia tan culpable como la del propio western. Como dice el propio director, no se trata de preguntarse quin es culpable, sino quin no lo es. Amn.

Direccin: Martin Scorsese. Guion: Eric Roth, Martin Scorsese. Reparto: Leonardo DiCaprio, Lily Gladstone, Robert De Niro. Ttulo original: Killers of the Flower Moon. Duracin: 206 minutos. Nacionalidad: Estados Unidos.





Source link

Antea Morbioli

Hola soy Antea Morbioli Periodista con 2 años de experiencia en diferentes medios. Ha cubierto noticias de entretenimiento, películas, programas de televisión, celebridades, deportes, así como todo tipo de eventos culturales para MarcaHora.xyz desde 2023.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button