Noticias

El aceite que es perjudicial para la salud y que usamos a diario en España: la advertencia de un estudio de… – ABC.es


Las cocinas españolas están llenas de buenos ingredientes como el tomate, los huevos, el pollo, la sardina, la patata, las naranjas, el arroz y un largo etcétera. Estos son parte de la base de la alimentación de muchas personas, que se cocinan por diferentes métodos como la cocción, el asado, la fritura, la plancha o, en muchos casos, directamente consumidos en crudo.

La forma de cocinar un alimento puede hacer que este conserve mejor o peor sus nutrientes o que nos aporte mayores o menores beneficios al cuerpo y la mete. Como sabemos, la nutrición afecta directamente sobre la salud, así que cuidarla es clave par encontrarnos bien por dentor y por fuera.

Una de las técnicas que se repite en algunas cocinas, incluidas las de bares y restaurantes, es la fritura. Deliciosas croquetas, patatas fritas, pollo empanado, calamares, aros de cebolla o merluza son solo algunos de los platos que se toman fritos. En principio, sin abusar de ellos y usando ingredientes de calidad, podríamos incluirlos en la dieta sin problema, aunque no habitualmente.

Para freír es necesario abundante aceite caliente, ya sea de oliva o de girasol y es aquí donde solemos cometer un error que es más común de lo que debería. Esta práctica no es otra que reutilizar el aceite que hemos utilizado para freír, ahorrando así un pellizco a la hora de comprar este limento. Suele ocurrir que si este no se ha ensuciado demasiado, lo pasamos por el colador y lo metemos en una aceitera u otro recipiente para después volver utilizarlo. Sin embargo, un reciente estudio desaconseja totalmente esta costumbre tan extendida.

Un estudio de Biología Molecular asocia perjuicios para la salud al reutilizar aceite de freír

Investigadores de universidades como la de Illinois, Madurai Kamaraj o la Central de Tamil Nadu en Thiruvarur, han descubierto que reutilizar aceite que se ha destinado a freír aumenta los niveles de neurodegeneración, relacionados con efectos en la comunicación bidireccional entre el hígado, el intestino y el cerebro, que interviene en varias funciones fisiológicas y cuya desregulación pude acarrear trastornos neurológicos.

«Hasta donde sabemos, somos los primeros en informar que la suplementación a largo plazo con aceite frito aumenta la neurodegeneración en la descendencia de primera generación», indica Kathiresan Shanmugam, profesora asociada de la Universidad Central de Tamil Nadu en Thiruvarur (India). Este estudio se ha presentado en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Bioquímica y Biología Molecular.

«Freír los alimentos no sólo añade calorías; reutilizar el mismo aceite para freír, una práctica común tanto en hogares como en restaurantes, elimina muchos de los antioxidantes naturales y beneficios para la salud del aceite. El aceite que se reutiliza también puede contener componentes nocivos como acrilamida, grasas trans, peróxidos y compuestos polares», indicala investigación.

Inflamación en el hígado y mayor extrés oxidativo

El estudio se ha llevado a cabo en ratas hembras, divididas en cinco grupos, a los cuales se les alimentó con comida normal sola o con comida normal a la que se añadía un 0,1 miligramo diario de aceite de sésamo sin calentar, aceite de girasol sin calentar y aceite de sésamo recalentado o aceite de girasol recalentado durante 30 días.

Así, las que recibieron el aceite reutilizado presentaban inflamación en el hígado y mayor estrés oxidativo, además de daños en el colon que causaron cambios en las endotoxinas y lipopolisacáridos. «Como resultado, el metabolismo de los lípidos hepáticos se alteró significativamente y se redujo el transporte del importante ácido graso omega-3 DHA del cerebro. Esto, a su vez, resultó en neurodegeneración, que se observó en la histología cerebral de las ratas que consumieron el aceite recalentado, así como en la de sus crías», indican los investigadores.

Además, por estudios adicionales en los que utilizaron glutamato monosódico para inducir neurotoxicidad en la descendencia, se ha sabido que esa descendencia que tomó aceites recalentados tenía más posibilidades de mostrar daño neuronal que el que no lo consumió.



Source link

Marc Valldeperez

Soy el administrador de marcahora.xyz y también un redactor deportivo. Apasionado por el deporte y su historia. Fanático de todas las disciplinas, especialmente el fútbol, el boxeo y las MMA. Encargado de escribir previas de muchos deportes, como boxeo, fútbol, NBA, deportes de motor y otros.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button