Fútbol

Liga de Expansión MX: ¿un proyecto que fracasó? – Mediotiempo


El próximo verano la segunda categoría del futbol mexicano vivirá una nueva transformación, su cuarta para ser precisos.

En 1950 se fundó la Segunda División, para 1994 cambió a Primera A, en 2009 a Liga de Ascenso, para 2020 se convirtió en Liga de Expansión y a partir del Apertura 2024 se fusionará con la categoría Sub-23.

En 74 años se han presentado todos estos cambios. ¿El objetivo? Convertirla en una división relevante, económicamente atractiva para las marcas, posicionarse como un torneo relevante y tener audiencia de televisión.

No lo ha logrado.

Hoy día los clubes se mantienen principalmente del subsidio de 20 millones de pesos anuales que reciben de la Liga MX y algunos acuerdos que tienen con gobiernos estatales y municipales. Incluso, pudo saber mediotiempo durante una consulta con clubes de la Liga de Expansión, algunos tienen pérdidas de más de 15 millones de pesos.

En 2019 fue la última ocasión que un equipo de la segunda categoría ascendió a la Liga MX. En aquella ocasión fue Atlético San Luis y en 2020 se anunció que se suprimiría el ascenso y descenso al menos hasta 2025.

En teoría, para lograr ascender en el corto plazo hay que cumplir ciertos requisitos con requerimientos humanos, financieros y de infraestructura. En la Liga MX le llaman: certificación.

¿Ha sido exitoso el último cambio?

¿Qué franquicia en su sano juicio se puede convertir en un activo financiero relevante si el promedio de asistencia de la Liga de Expansión ni siquiera alcanza las 3,000 personas por partido?, ¿cómo explicar que Leones Negros de la UdG, cuando había ascenso y descenso, tenía una media de convocatoria de 11,000 personas y en lo que ve del Clausura 2024 apenas convoca a 2 mil 856 personas por juego?

La ‘gran’ defensa de la Liga MX es que ha sido semillero de jugadores. De acuerdo con datos de la propia organización se han debutado más de 260 jugadores.

Se han creado oportunidades, pero eso no quiere decir que todos ellos tengan continuidad o su proceso continúe.

Por ejemplo, el joven José Escobar Ballesteros debutó con Alebrijes en el Guardianes 2021 a los 16 años, jugó 1 minuto y nunca más volvió a ver acción en el primer equipo de Oaxaca. O el caso del portero del Tapatío, Erick Alexander Montiel Herrera, quien se estrenó en el Clausura 2023, jugó un partido completo y no volvió a tener minutos.

Es verdad que hay casos relevantes y valiosos, pero la mayoría tienen su debut y pocos tienen continuidad.

Algunos de los casos de éxito es, por ejemplo, el joven Juán José Zamudio de la cantera de León que se fue a Tlaxcala donde debutó como profesional y en dos torneos acumuló 28 partidos y ahora regresó con el equipo Sub-23 de los esmeraldas.

¿Estabilidad económica?

Otro de los grandes objetivos del cambio de Liga de Ascenso a Liga de Expansión se dio principalmente porque los equipos de la división de plata estaban en complicaciones económicas, no había regulación financiera suficiente. Hoy día están igual o quizás peor. Es verdad que hay más control para saber quién invierte y asegurar que los recursos sean de procedencia lícita pero eso no garantizó que las franquicias sean sólidas, robustas y con perspectiva de futuro a nivel financiero.

Mediotiempo se dio a la tarea de investigar el tema financiero de la división. Algunos equipos solicitaron de manera anónima no revelar de quienes se trataban, pero una de estas instituciones nos confirmó que perdían unos 16.7 millones de pesos al año pese a recibir subsidio de la Liga de Expansión y dinero del gobierno del estado.

Los costos de operar un equipo en Expansión

Invertir en el futbol mexicano, incluso en la Liga de Expansión, tiene un alto costo. Lo mínimo son 18 millones de pesos y pueden alcanzar cifras superiores a los 50 millones. Clubes como La Paz, Dorados de Sinaloa, Morelia han comentado en diferentes momentos algunas de sus cifras de manera pública.

En promedio, un equipo de esa categoría necesita unos 37 millones de pesos para la operación, de los cuales el 50% lo distribuye en salario, un 37.5% en la operación administrativa y un 12.5% en viajes, hoteles y otros costes.

¿37 millones es mucho o es poco? Si lo comparamos lo que necesitan los clubes de la Liga MX es muy poco, los equipos que menos dinero requieren en la máxima categoría del futbol mexicano son entre 350 y 500 millones de pesos.

¿Cuáles son las vías de ingreso de los clubes de Expansión?

Pero entre estos seis rubros, hay dos que resultan clave para la supervivencia económica: el subsidio que reciben de la Liga MX y los contratos y/o alianzas que se realizan con los gobiernos estatales y locales.

Como parte de los acuerdos que se dieron al iniciar este proyecto de ‘estabilización’ financiera de la segunda categoría del futbol mexicano está sin duda los subsidios anuales que reciben ahora mismo 15 de los 18 clubes (solo Tapatío, Tlaxcala y Tepatitlán no lo tienen).

Si hablamos que cada equipo recibe al año 20 millones de pesos y consideramos un promedio de 37 millones de pesos la operación anual, esta cifra significa el 54% de lo que necesita el club.

También los gobiernos locales han decidido invertir en el futbol profesional (como ha sido por muchos años) como parte de sus programas de promoción al deporte, impacto social y demás.

Las ‘figuras’ de apoyo van desde el comodato del estadio; aportaciones económicas para difusión de la marca-estado, marca-ciudad o algún plan de desarrollo social; publicidad en uniforme, vallas de estadio y comunicación del club; además de condonación de impuestos.

Aquí algunos casos corroborados por este medio a través de la Plataforma Nacional de Transparencia:

Tlaxcala

En el Clausura 2023, el club Tlaxcala realizó un convenio con el estado de Tlaxcala por 6 millones de pesos para las siguientes acciones: Promoción para la difusión y marca del Gobierno de Tlaxcala, compra de boletos

Mérida

En 2022 firmaron un convenio con el estado de Yucatán para la promoción del futbol profesional y no profesional por un acuerdo de 3.2 millones de pesos.

Oaxaca

En 2018 firmaron un convenio de marketing y publicidad del Monte de Piedad del estado por seis meses y 3.9 millones de pesos.

Cancún FC

En 2023 firmaron un convenio por 15 millones de pesos para el impulso del deporte, captación de talento, visorias, promoción.

De los actuales equipo de la Liga de Expansión los únicos que no tienen una sociedad comercial, en especie u otra característica con entidades de gobiernos son solo dos: Atlante y Tapatío.

Poco interés en ir al estadio

En las últimas temporadas, los niveles de asistencia se han incrementado en la Liga de Expansión pero la pregunta es, ¿lo suficiente para que el matchday sea un negocio rentable?

El promedio de porcentaje de ocupación de la Liga de Expansión en los últimos cinco torneos es de 9.5%. Del Apertura 2021 al Apertura 2023 la asistencia a los estadios aumentó un 55%

El promedio de ocupación del Apertura 2021 al Apertura 2023 creció casi al doble, pero eso no es suficiente para decir que el matchday es un negocio ‘sano’ en la Liga de Expansión.

Para el Apertura 2023: solo un equipo de todos los participantes tuvo del 50% de ocupación en su estadio y ese fue el Atlético La Paz.

Aquí algunos datos relevantes:

  • Según data de la Liga de Expansión, al menos 10 partidos de la temporada regular del Apertura 2023 tuvieron menos de 1,000 personas en las tribunas.
  • Por venta de boletos en temporada regular, entre todos los clubes, ingresaron 33.9 millones de pesos aproximadamente, eso también se traduce al 0.8% del valor total de la taquilla estimada en 3,833 mdp si consideramos un ticket promedio de 115 pesos.

¿De qué va la nueva Liga de Expansión?

En junio del año pasado se aprobó un nuevo modelo para la competición que se tenía la intención implementar en enero del 2024 pero finalmente será establecido en verano de este año.

Los acuerdos en la Asamblea de la Liga de Expansión fueron los siguientes:

  • Fusión de la categoría Sub 23 de la Liga MX con la actual Liga de Expansión.
  • Incremento de 18 a 33 o 34 equipos participantes en la categoría.
  • Objetivo: mayor ventana para la comercialización y el ingreso de recursos, además de un incremento de audiencia y asistencia al estadio.
  • La idea es que a partir de la campaña 25-26 ya no haya sea necesario el subsidio de 20 millones de pesos anuales para cada club.



Source link

Marc Valldeperez

Soy el administrador de marcahora.xyz y también un redactor deportivo. Apasionado por el deporte y su historia. Fanático de todas las disciplinas, especialmente el fútbol, el boxeo y las MMA. Encargado de escribir previas de muchos deportes, como boxeo, fútbol, NBA, deportes de motor y otros.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button